Reino Animal

Reino Animal

Relación entre "la mascota" y la "tercera edad"

Desde la experiencia como Psicopedagoga Marianela Sendra nos relata la afinidad con las mascotas, la importancia de ellas para la tercera edad.

Por: Susana Cristal
23 de junio de 2021 10:06:00

El no olvidarse, aprender, recordar, son palabras que al pensarlas no dicen más que lo que está escrito pero... ¿Qué pasa con estas acciones cuando llegamos a la Tercera Edad?

Hoy nos encontramos con lo que se define como "Población envejecida" que da cuenta del cambio que se ha dado en las estructuras de las edades. La esperanza de vida ha aumentado significativamente por lo que hoy nos encontramos dentro de una sociedad con gran población de adultos mayores (entre 65- 90años). Esto se debe, principalmente, a una mejora en las condiciones de vida.

Desde la experiencia laboral dedicada al trabajo con la tercera edad en diferentes Residencias Geriátricas de la ciudad de Tandil ha podido observar cambios, patrones de comportamiento y situaciones de actitud que genera la llegada a esta etapa. Es importante entender que estos cambios suelen ser involuntarios; en muchos casos inconscientes por lo que es importante acompañar este periodo.

· Pérdida de la memoria.

· Desorientación temperó-espacial.

· Pérdida de habilidades adquiridas.

· En algunos casos, falta de iniciativa para realizar actividades sociales.

· Inestabilidad emocional.

Es por ello resulta beneficioso y con resultados favorables la incorporación de una "Mascota" al ambiente donde se encuentre el adulto mayor.

Mejora la orientación en el tiempo y en espacio.

Recordará las fechas de visitas al veterinario, los tiempos en la vacunación. Facilitándose con un calendario podrá mejorar este aspecto.

Ayuda a ejercitar la memoria y la atención ya sea en recordar darle el alimento, recordar su nombre, atender a las necesidades de su mascota.

Cumplir con rutinas diarias como sacarlo a pasear, llevarlo al patio, cambiar el agua del tarro, entre otras.

Favorecen notablemente su salud emocional. Generan un vínculo muy intenso con la mascota, se interaccionan con otros a través de las mismas, se sienten acompañados. Se despiertan emociones como la alegría, el entusiasmo, motivación.

Es importante la elección de la mascota. Para que la misma pueda ser beneficiosa para el adulto es imprescindible conocer su tamaño; preferentemente que sea una mascota pequeña la cual él pueda dominar y manipular, de lo contrario, se sentirá inhabilitado a realizar ciertas acciones. También tener en cuenta el comportamiento del animal, son favorables aquellas mascotas que su comportamiento es más pasivo o tranquilo lo que favorecerá el control del adulto hacia la mascota.

Dejo abierto el debate para pensar en la incorporación de mascotas a las residencias geriátricas de nuestra ciudad teniendo en cuenta los beneficios de la relación entre el animal y el adulto.

Comparte tu opinión, dejanos tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.