POR M.V. JORGE RAUL SPINELLI

POR M.V. JORGE RAUL SPINELLI

La castración de los terneros

Llegó la época del destete del grueso de los terneros del rodeo nacional, y también el momento en que la mayoría hace la castración de los machos. Aquí les daremos algunos consejos prácticos en relación al tema. Momento más oportuno para realizarlo, forma de hacerlo y organización del trabajo.

15 de enero de 2021 12:01:00

Por suerte, el 25 de Mayo amaneció espléndido. Un cielo azul purísimo y un sol grandote y curioso, recibieron a los vecinos de la Estancia "La Tacuara", que fueron llegando en caravana bien temprano. Era día de yerra, y Martín Pereyra, el propietario, había organizado una fiesta muy campera. Esperaban más de 100 invitados, entre ellos el matrimonio de los Nicieza, recién llegados de España, y amigos de los Pereyra.

La actividad comenzó a puros gritos, corridas y carcajadas. Había gente sin par en el manejo del lazo. El más viejo enlazaba de a caballo. Tomaba un ternero macaco en el montón, lo sacaba de tiro, y lo largaba a la carrera entre las dos filas de gauchos. Entonces se veían elegantes revoleos, y piales de revés y de volcado.

Los animales eran maneados al caer, y una vez que había tres o cuatro en el suelo, venía el capador, que le sacaba diestramente los testículos. Después seguía la marca con el fierro bien caliente, y quedaba listo así el ternero, para volver a su rodeo.

Verdaderamente fue una fiesta. Se comió y bebió hasta el hartazgo, y en un aparte, el señor Nicieza, ganadero de la región de Lugo, se sentó a mi lado para conversar. Estaba deslumbrado con lo que estaba viviendo.

-¿Es que siempre castráis así vuestros becerros?- Me preguntó de entrada.

-¡No Don Pedro! Esto se hace en algunas estancias, y con un puñado de animales, solo para mantener viva la tradición, y como una excusa para reunirse y pasar un día de fiesta.

-¿Y será mucha molestia Jorge, que usted me cuente un poco sobre la forma en que hacen esta tarea? Nosotros no acostumbramos a castrar nuestros animales. Se venden enteros. Pero no me parece mal hacerlo para facilitar su manejo, si queremos criarlos un poco más.

-¡Vea! En nuestro país castramos los terneros casi desde la época de la colonia. Al principio se hacía sobre todo para bajar su agresividad y evitar las peleas por dominancia. En la actualidad se lo hace para facilitar el manejo. Tenemos varias cosas por considerar. La primera es el momento de la castración, que puede hacerse en los primeros días de vida, durante la lactancia, en el destete, o aún más tarde. Cuanto más temprano se hace el trabajo menos stress sufre el animal, pero también tendrá una composición corporal con algunos puntos más de grasa que de músculo, al completar su desarrollo. Es importante que sepa que cualquiera sea el método y el momento de la castración, no habrá diferencias significativas en el peso final del individuo.

Nosotros recomendamos la castración lo antes posible. Es una buena práctica que el recorredor vaya tomando los terneros recién nacidos, y en ese mismo momento los señale, y si son machos, los castre con el método que prefiera.

-¿Cómo es eso de que los puede castrar con el método que prefiera?- Preguntó curioso Nicieza.

-¡Y sí! Aquí vamos con el otro punto a tener en cuenta en este tema, que es el método de castración. Los libros de cirugía, y la práctica popular, nos dan un montón de opciones como para realizar este trabajo. Podríamos dividirlas en dos grandes grupos. La castración a cielo cerrado y la que se hace a cielo abierto.

-¿Y qué tienen que ver los cielos en todo esto?- Dijo Don Pedro y largó una carcajada. Creo que el vino tinto le estaba haciendo algún efecto.

-¡Digamos así! En la castración a cielo cerrado, la bolsa escrotal no se incide. Los métodos más populares son con una pinza llamada Burdizzo, que corta el cordón testicular sin afectar la piel, o mediante la colocación de una banda elástica en el cuello escrotal, que produce una necrosis o muerte de los tejidos por isquemia, es decir por falta de irrigación. El primero es un buen método, pero suelen quedar entre un 2 y un 4 % de animales con uno o ambos testículos funcionales, mientras que el segundo sistema es muy recomendable para

terneros de hasta 15 días de vida. En ellos los resultados son excelentes. En cambio, cuando se aplica la banda elástica en animales más grandes, puede suceder que los tejidos entren en descomposición, la bolsa escrotal tome un desagradable color verde y haya un franco olor a podrido.

-¡Hostias!- Exclamó Nicieza sorprendido- ¡Eso sí que no lo haríamos nunca! ¿Y qué hay de la castración a cielo abierto?

-Yo diría que es el sistema más común en nuestra zona. Consiste en hacer una incisión en la bolsa escrotal, exteriorizar el testículo, cortar el cremaster, que es una "tela blanca" que sostiene el órgano, y luego hacer lo mismo con el cordón espermático ¡Así de fácil! En terneros de hasta unos cuatro meses, ni siquiera es necesario ligar el cordón espermático antes de seccionarlo. Cuando los terneros son más grandes, es conveniente prevenir las hemorragias, ya que la arteria testicular tiene un buen desarrollo. Para esto se puede utilizar una pinza especial llamada hemasculador, que sella y corta a la vez, o hacer una ligadura con algún elemento especial. Hasta hace poco lo más utilizado era el catgut, o algún otro material reabsorbible, pero desde hace algún tiempo, se viene difundiendo cada vez más la utilización de precintos plásticos.

-¡Esto sí que es interesante! ¡Escucha bien Cristina!- Le dijo Nicieza a su mujer, de origen vasco, que seguía la charla atentamente, haciendo algunas anotaciones en una libreta - ¿Así que utilizáis precintos plásticos para ligar el cordón espermático? ¿Cómo es eso?

Justo cuando estaba por comenzar a explicarles, se escuchó una ovación y un aplauso cerrado. Nos paramos para ver qué había pasado. Allá lo vimos a Lorenzo Pereyra, el hijo de Martín, de solo once años, sacando pecho orgulloso. Acababa de pialar en forma impecable, un gran ternero negro de casi 200 kilos. Don Pedro y Cristina se sumaron entusiasmados al coro. Cuando bajó la espuma de la hazaña, continué con la mini-clase.

-La verdad es que el tema de los precintos ha sido una gran solución en la castración de terneros grandes. Deben utilizarse los más finos que se consigan y guardarlos bien limpios en una bolsa, hasta el momento de utilizarlos. El día del trabajo se los sumerge en un balde con antiséptico, y de allí se los va sacando a medida que se los precisa. La secuencia consiste en incidir el escroto, exteriorizar el testículo, cortar el cremaster y luego colocar el

precinto bien apretado en el cordón testicular. Una vez hecho esto, se corta el mismo, dos o tres centímetros por debajo de la ligadura, y luego se quita el sobrante de precinto.

-¿Y los resultados son buenos? ¿No hay reacciones?

-En dos años de utilizarlo no hemos tenido ninguna complicación. El plástico es un material inerte que se enquista perfectamente y no genera inconvenientes. Y finalmente, Don Pedro, queda por contarle el sistema de trabajo para la castración. En este caso, le diré como hacemos nosotros las cosas, aclarándole que hay tantos sistemas de trabajo como gente dispuesta a hacerlo encontremos. Cuando los terneros tienen hasta 3 días de vida, preferimos castrarlos en el campo, cuidándonos de las reacciones de las madres celosas que a veces son bastante violentas. Si tenemos que trabajar con terneritos de hasta unos 3 meses de vida, los derribamos a mano dentro de un corral chico o en el toril de la manga, y cuando los animales ya son más grandes, pueden voltearse con sogas o hacer la castración en pie.

Nosotros lo hacemos con el animal en pie, agarrado con el cepo de la manga. Un ayudante le dobla la cola hacia arriba y, con las debidas precauciones, hacemos una tarea simple, rápida y elegante, trabajando parados detrás del ternero.

-¡Qué bueno! ¡Me gustaría ver como lo hacéis!

-¡No hay problema Don Pedro! Si ustedes se quedan algunos días más por la zona, pasado mañana los invito a San Manuel. Tenemos que castrar 50 terneros de alrededor de 200 kilos, así que podrá ver el trabajo completo ¡Ah! Y tal vez se puedan comer otro rico asado.

-¡Resumiendo entonces Jorge!- Dijo Cristina y leyó sus apuntes.

*Momento de la castración: Cuanto más chicos sean los terneros mejor. No habrá diferencias en el peso final de los animales.

*Forma de operar: En los recién nacidos, con banda elástica; con terneros de hasta 3-4 meses, lo hacéis a cielo abierto sin hemascular; y cuando tienen más de 4 meses, utilizáis la ligadura del cordón testicular, en cualquiera de las formas mencionadas. Sobre todo con precintos plásticos.

*Sistema de trabajo: Los terneros chicos se castran acostados en el suelo, mientras que los más grandes preferís hacerlos de pie en la manga.

-¡Bravo señora! ¡Excelente resumen del tema!- Y mientras esto decía, llegó la cocinera con una enorme fuente de pasteles bañados en almíbar, con lo que no quedó más remedio que brindar nuevamente y disfrutar la confitura.

M.V. JORGE RAUL SPINELLI - Moreno 461 - 7007 - San Manuel - Pcia. de B. Aires - Tels. 02261498171 y 0249154501423 - email cocospin1@yahoo.com.ar - www.jorgespinelli-veterinario.blogspot.com


Comparte tu opinión, dejanos tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

Codigo Perfil
Codigo Perfil
Codigo Perfil
LIBROS

LIBROS. Recomendaciones azuladas

27/02/2021 08:02:00

MUJER

MUJER. Bendita la Luz de Tu Mirada...

27/02/2021 08:02:00

Codigo Perfil
Codigo Perfil
Codigo Perfil

EN JUNÍN

26/02/2021 13:02:00

EN JUNÍN

EN JUNÍN

Detuvieron a un sujeto con pedido de captura por tentativa de abuso sexual a una menor