EL TANDILENSE YA SE ENTRENA CON LA RAQUETA

EL TANDILENSE YA SE ENTRENA CON LA RAQUETA

Habló el médico que operó a Del Potro

El tandilense intensificó los trabajos para volver; entrevista con Jorge Chahla, el médico tucumano que realizó la intervención en la rodilla; quiere ir a los Juegos Olímpicos de Tokio aunque esté en un 50% de sus posibilidades

7 de mayo de 2021 10:05:00

Por Sebastián Torok- Cuando el 23 de marzo pasado, en Chicago, Juan Martín del Potro ingresó en un quirófano por octava vez en su carrera, lo hizo sabiendo que sería la última. Hasta entonces, ninguna cirugía ni tratamiento menos invasivo lo habían ayudado a sanar su maltrecha rodilla derecha y, si bien muchas veces se sostuvo con una capacidad de resiliencia asombrosa, el ánimo y la paciencia tienen un límite.

Hoy, seis semanas después de someterse a la cuarta intervención de rodilla [entre 2010 y 2015 pasó por otras cuatro de muñeca], el tenista tandilense de 32 años continúa empujando y advierte otra energía interna. Todavía está lejos de poder garantizar que ganó la batalla, pero él y su equipo médico observan avances y los envuelve la ilusión.

De hecho, durante el último fin de semana, en Key Biscayne, Del Potro volvió a empuñar la raqueta por un rato. Lo hizo en un court de green clay, con la férula colocada, por momentos de pie y hasta sentado en una silla, casi recreando lo que en 1989 hizo el austriaco Tomas Muster después de ser atropellado por un automovilista alcoholizado, precisamente en la misma ciudad de la Florida estadounidense. Alguien que lo conoce desde su infancia en Tandil le arrojó pelotas con la mano y Juan Martín, en el lugar, impactó una, diez, treinta veces, habituándose de nuevo -muy poco a poco- a ese vínculo de casi tres décadas. Los pocos testigos del momento vieron muy animado al tenista, que hasta se tomó fotos con varias mujeres que estaban jugando en la cancha contigua.

Jorge Chahla, cirujano ortopédico nacido en Tucumán, pero radicado en EE.UU. desde hace seis años, es especialista en problemas complejos de rodilla, cadera y hombro, y realiza aproximadamente 800 cirugías al año. Con funciones en el equipo médico de los Chicago White Sox (béisbol), de los Bulls (NBA) y de los Chicago Fire (fútbol, en la MLS), el año pasado fue contactado por Del Potro. El ex número 3 del mundo llegó a él después de obtener buenos comentarios de Alejandro Rolón (médico referente en diagnóstico por imágenes del país) y de otros profesionales del Hospital Italiano de Buenos. En aquel momento, Juan Martín no se decidió a operarse porque prefería, hasta último momento, encarar tratamientos menos invasivos. Pero no le dieron resultado. Y confió en Chahla, a quien acaba de volver a ver en su consultorio de Chicago esta semana.

Del Potro inició la segunda fase de la rehabilitación. Se quitó la férula, ya no camina con asistencia de una muleta y poco a poco realizará ejercicios más exigentes para fortalecer la rodilla. En Miami trabaja con Juan Pablo Pagano, el "Pollo", un fisioterapeuta y osteópata que trató con varios tenistas argentinos. Juan Martín, actual 173° del ranking, tiene planeado regresar a mediados de junio a Chicago para ver a Chahla y, para esa altura, confía en sumar varios días de entrenamiento de tenis en un court, aunque sea en un ritmo medido.

Para los tenistas, los Juegos Olímpicos de Tokio comienzan el 24 de julio próximo y, para Del Potro, son el gran incentivo. En charlas con gente de su entorno confesó que tratará de jugarlos aunque se encuentre "en un 50%".

"En mi primer contacto con Del Potro, el año pasado, vi a un tipo que es un ejemplo de resiliencia, que se sobrepone a todo lo que se le presenta. Es muy difícil llegar a ser el número 3 del mundo sin esas características; alguien flojo de cabeza no lo podría ser. Y es alguien que pese a haber tenido lesiones en la muñeca, en la rodilla, continúa buscando volver y entrenando duro, con lo cual, tener a un paciente así es un placer, porque sabés que va a dar todo para la rehabilitación, que hará triple turno, que no faltará a ninguna sesión...".

La mirada es de Chahla, que eligió La Nacion para hablar, por primera vez y respetando algunos detalles confidenciales, sobre uno de sus pacientes más especiales. "Un distinto", comparable según el médico, con Zlatan Ibrahimovic, a quien atendió en 2018 cuando el sueco se sumó a Los Ángeles Galaxy.

Antes de operarse en el Midwest Orthopaedics at Rush, un centro líder en salud musculoesquelética, Del Potro (no compite desde junio de 2019) fue intervenido por Ángel Ruíz Cotorro en Barcelona, en Miami por Lee Kaplan y en Berna por Roland Biedert. ¿Eso representó una responsabilidad mayor para Chahla? "Sí, obviamente es una responsabilidad grande, pero como la tenemos con cada uno de nuestros pacientes. Si me preguntan si siento más presión operando a un famoso, en este caso a Del Potro, que a alguien que no es conocido, la realidad es que no hay tanta diferencia. Uno siente compromiso con el paciente. Estos casos son más visibles, generan más atención, pero para los médicos son importantes todos los casos. Uno resetea el nerviosismo y el compromiso antes de cada cirugía. Las operaciones son como los partidos. Así lo veo yo. Cuando jugaba al rugby [NdR: de segunda y tercera línea en Tucumán Lawn Tennis Club; estuvo en una preselección de Los Pumitas], antes de salir a la cancha tenía nerviosismo, adrenalina, pensaba en el plan A, B y C. En este caso es igual. Uno ve las imágenes el día anterior en su casa, las repasa para asegurarse de tener todos los datos y los instrumentos. Cambiás de quirófano y es como si volvieras a jugar otro partido. Obvio que como argentino y amante del deporte tengo unas ganas bárbaras de que Juan vuelva a jugar. Sé que si lo hace va a estar otra vez en el top del mundo porque tiene calidad y es un tipo distinto", apunta Chahla, de 34 años, que tuvo un reciente paso por su Tucumán natal para visitar a la familia.

-Antes de reunirse con Del Potro por primera vez, el año pasado, ¿vio el video de la caída en Shanghai 2018 que le provocó la fractura de rótula? -Sí, claro: cuando viene un deportista de alto rendimiento, con una historia larga, uno se prepara para saber exactamente qué pasó y cómo es la historia para no equivocarse. Él había tenido una fractura, que se había consolidado y al caerse de nuevo [en Queen's 2019] volvió a tener ese problema en la rodilla. Es una lesión que es más común en accidentes automovilísticos o en otros deportes como el básquetbol, el fútbol o el rugby. En tenis es inusual.

-¿Qué recuerda del día de la operación? -Por lo general yo opero los viernes, aunque también algunos otros días. Aquella cirugía con Juan fue el martes 23 de marzo, muy temprano, a las 6 de la mañana. Fue en un quirófano del noveno piso de la Water Tower de Chicago. Él estaba con un amigo y yo con mi equipo. Operamos a mucha gente de alto rendimiento y tenemos un equipo escueto, que nunca cambia. Fue la primera cirugía que hice aquel día. Duró más o menos una hora y media.

-¿Con qué sensación dejó la cirugía? -Nos fuimos muy contentos porque habíamos identificado un problema y creemos que lo resolvimos de forma óptima. El resultado fue muy satisfactorio para nuestros ojos. Sentimos que podemos hacer un buen impacto en su carrera para el futuro.

-¿La cirugía fue distinta a la hecha por los otros médicos? -Sí, es totalmente distinta. Pero no puedo dar detalles. -A veces ocurre que a la hora de la cirugía se encuentran con algo distinto a lo observado en el estudio de imágenes. ¿En este caso cómo fue? -Sí, puede pasar. Pero en este caso cuando hicimos la cirugía encontramos exactamente lo que habíamos identificado en las imágenes preoperatorias, por lo cual no hubo demasiados cambios en cuanto al plan.

-La rótula que en su momento se fracturó, ¿ya está consolidada? -Sí, eso ya estaba bien, no era un problema.

-¿Es un problema periférico a la rótula? -Claro, claro. Pero no puedo decir más sobre el diagnóstico.

-¿Qué expectativas puede tener Del Potro? ¿Podrá recuperarse de una vez? -Sin dudas que la suya es una lesión recuperable. No tengo dudas de que Juan Martín va a poner todo de sí para volver. Tengo mucha confianza de que lo va a poder lograr. Clínicamente viene progresando y evolucionando mejor que un paciente normal, te diría que del 99% de los pacientes. Viene entrenándose fuerte con el fisioterapeuta, también lo hace solo en el gimnasio, con buena nutrición y disciplina.

-¿Por qué no pudo lograrlo hasta ahora? -No puedo opinar al respecto. Puedo decir que hoy está muy contento, enérgico con la rehabilitación y ansioso de los siguientes pasos porque le van a traer más adelantos.

-¿En cuánto tiempo podría volver a jugar? -Depende de la rehabilitación y de cómo vaya curándose esa rodilla. Nosotros confiamos en que volverá a jugar al más alto nivel y sin molestias. En cuanto al tiempo, dependerá de muchos factores.

-¿Cómo serán los próximos pasos? -A partir de ahora incrementará los ejercicios de fortalecimiento. Ya se le saca la férula, camina sin asistencia. Está con energía y eso es una ayuda a la parte de mental, porque empuja. Comenzará con la pileta, corriendo en el agua. Y dentro de poco ya podría empezar a golpear en la cancha con algunos desplazamientos. Lo veo sin miedo. No siente que no pueda y eso le tiene que marcar las pautas.

-Esta semana atendió a Juan Martín después de que empuñara la raqueta por primera vez en mucho tiempo. ¿Qué reacción tuvo? -Sí, me mostró un video: parado ya le pega mejor que yo (sonríe). Eso está buenísimo. Es un tipo que sabe que no es solo la rodilla lo que tiene que preparar, por eso está trabajando el miembro superior, abdominales, haciendo un abordaje mucho más amplio del cuerpo. Sin dudas que tener la raqueta en la mano de vuelta, hacer el movimiento y pegarle a la pelota es como despertar la llamita que tiene adentro.

-Su mayor incentivo son los Juegos Olímpicos. ¿Puede llegar? -Son casi tres meses. Es un objetivo que tiene Juan. Iremos viendo su progreso, pero hasta ahora ha respondido de una forma excepcional.

-Para un deportista de la altura y el peso de Del Potro, ¿es más riesgoso volver a competir después de tener una severa lesión de rodilla? -No necesariamente. Nosotros tratamos casi todos los días a los jugadores de los Bulls, que el más chiquito es diez centímetros más alto que Juan y lo vemos. Todo su cuerpo está adaptado a su tamaño: la fuerza que recibe del cartílago, de los ligamentos, está adaptada al tamaño del cuerpo y del peso. Juan tiene una capacidad de recuperación que es sorprendente. Inclusive, a las dos semanas de la cirugía se podía ver que el músculo estaba tomando forma y volumen. Conoce su cuerpo perfectamente y se puede recuperar más fácil que alguien que no tuvo una cirugía; sabe cuánto tiempo tarda en desinflamar una zona, cómo usar las máquinas para rehabilitar. Entiende mucho cuándo acelerar y desacelerar.

¿Qué más dice sobre Del Potro? "Viene cumpliendo las pautas que le habíamos dado y más también. Estamos todos ilusionados con verlo jugar de nuevo".
(La Nacion)


Comparte tu opinión, dejanos tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

POR CLAUDIO ERSINGER

POR CLAUDIO ERSINGER. De no creer

12/06/2021 08:06:00

GANADERÍA

GANADERÍA. Atención de partos

12/06/2021 08:06:00

Nacionales

11/06/2021 11:06:00

Nacionales

Nacionales

El interventor del Enargas dijo que la reducción de tarifas de gas en zonas frías "es un histórico reclamo de millones"