TENACIDAD, VALOR Y CORAJE

TENACIDAD, VALOR Y CORAJE

"Dulce", una Golden que nos enseña que: ¡Sí, se puede!

Por: Susana Cristal
23 de junio de 2021 09:06:00

Mi nombre es Susana Cristal, radicada en Tandil hace más de un año; mi origen, Pinamar; les cuento la historia de mi perra adorada llamada "DULCE".

Una tarde volviendo de Villa Gesell, al doblar la rotonda observo un perro que caminaba por el medio de la ruta, dirección a Pinamar; para que no fuera atropellada, la escoltaba con mi vehículo, con luces de stop, en un momento se acercó a la banquina, traté de rescatarla, ya que se veía agotada, pero ella no se dejó, y volvió a caminar por el medio de la ruta; siguiéndola de cerca, trataba que ningún vehículo la atropellara. A la altura de Cariló, diez kilómetros de Pinamar, en la rotonda sale un vehículo para retomar la ruta y la impacta, la perra se desvanece. Pidiendo ayuda para levantarla debido a su gran peso y tamaño, al destacamento Policial, se niegan a ser solidarios, diciendo; "esto pertenece a Bromatología", pasados unos veinte minutos, ella se pone de pie con su cabeza sangrando y continúa caminando por el medio de la ruta, siguiéndola para protegerla, un segundo intento de rescatarla, pero no se dejó. Su meta era llegar, según su orientación a su hogar.

Realiza 30 km desde Villa Gesell a Pinamar, con sus fuerzas agotadas, al llegar a la rotonda, vuelvo a solicitar ayuda al destacamento, la cual fue negada; la seguí atentamente, ella entró caminando en Pinamar, cuando en unos metros se desploma totalmente, fue allí que traté de subirla al vehículo con ayuda de personas que transitaban por allí. Muy sucia, con un olor especial y sangre en su rostro, la llevé al veterinario.

Mediante un examen exhaustivo, la curaron, pero tenía que hacer reposo, medicamentos, tratamiento, ya que sus caderas no habían quedado bien por el golpe.

Al atardecer, de ese mismo día, echada en la puerta de mi casa, muy agotada, comienzo a poner fotos en protectoras de Pinamar, Villa Gesell y Gral. Madariaga; en ese momento salgo a darle agua, y una señora mayor, que pasaba todos los días por mi casa, entra, se acerca, la acaricia y dice: "Esta Perra será para ti, la bautizo con el nombre de "DULCE".

La cuidé, se hizo amiga de mis otros perros, esperando que algún día se reencontrara con sus dueños. Pasados tres meses vinieron a pedirla, un señor y una niña de 12 años; era de noche, me comentaron que la tenían en la calle porque tienen rotisería y le daban de comer las sobras, que nunca sabían dónde estaba. Me enojé muchísimo ya que un perro no es ideal tenerlo en la calle y no darle cariño y un hogar. La llamaron para llevársela pero "DULCE", se escondió detrás de mí, se apoyó contra mis piernas, y no quería ir con ellos. Fue entonces que decidieron irse a comprar otro perro para la niña, la cual le pidió al padre uno de raza demostrando que no existía amor hacia la perra.

Pasaron más de cinco años, "DULCE" es parte de mi familia, ella nos enseñó que: ¡SÍ SE PUEDE! "es una perra especial".-

Comparte tu opinión, dejanos tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.