GANADERÍA

GANADERÍA

Atención de partos

Por M.V. JORGE RAUL SPINELLI - Moreno 461 - 7007 - San Manuel - Pcia. de B. Aires Tels. 02261498171 y 0249154501423 email cocospin1@yahoo.com.ar / www.jorgespinelli-veterinario.blogspot.com

12 de junio de 2021 08:06:00

Antonio Galíndez es un muchacho fuera de lo común. Trabaja de mensual en la estancia «El Recuerdo» de los Avellaneda. Nacido en Corrientes, se vino para la Provincia con su familia siendo muy chiquito y cuentan que siempre se destacó por su viveza, curiosidad y habilidad para los trabajos del campo. A mí me cae muy bien, y se ve que la cosa es recíproca, porque cada vez que voy a ese establecimiento, se me prende como garrapata, preguntándome sobre cosas de animales, o simplemente para charlar de mil temas.

El año pasado, Juan Avellaneda compró 150 vaquillonas Angus preñadas. y le avisó al chico que sería el encargado de atenderlas en la parición. Yo estaba cuando llegaron al campo. Apenas bajaron del camión y las vi, supe que la cosa iba a ser brava. Eran animales muy desparejos, y en el montón, había algunas que no pesarían más de 280 kilos.

-¡Che Antonio! A vos te encargaron atender estas damas en la parición, pero me gustaría pasarte algunos secretos para que, en lo posible, no se te muera ninguna y que puedas salvar todos los terneros-

-¡Bárbaro doctor! ¡Cuando quiera!-

Algunos días después, nos juntamos en la matera grande, al lado del galpón, cuando terminamos de atender un caballo. Hacía frío y lloviznaba. Antonio revivió el fuego y puso la enorme pava a calentar para tomar mate. Mientras cambiaba la yerba me dijo:

-¡Bueno doctor! Dígame entonces ¿Qué tengo que hacer con las vaquillonas? Don Juan me contó que me iba a dar un premio si no tenía mortandad y además, quiero aprender esos secretos suyos-

-¡Mirá Antonio! Ser partero es un arte. Tanto con una vaca, como con cualquier hembra que te toque asistir. Cuantos más partos hayas atendido mejor vas a ser en esto. Tenés que saber que hay que estar encima de ellas durante el día y a veces, también de noche. En tu caso, vas a tener que recorrerlas por lo menos tres veces por día. La primera bien temprano, la segunda después de mediodía y la última, una o dos horas antes de que se ponga el sol. De esa manera, si te aparece alguna con problemas a última hora y no lo podés resolver solo, vas a tener tiempo de llamarme antes de que oscurezca.

-¡Por eso no se preocupe Jorge! Voy a estar todo el día atrás de ellas ¿Pero como sé si una vaquillona no puede parir?-

-Tenés que acordarte que en la secuencia del parto, primero aparece una bolsa con líquido que nunca hay que reventar. Esa bolsa es la que va dilatando todo el canal blando, para que después el ternero tenga lugar para salir-

-¡Ah!- Dijo Antonio -¡Con razón las vacas que partea Raúl se atrancan tanto! Él me dijo que esa bolsa había que romperla-

-¡No le hagas caso! Vos hacé como te digo y vas a andar bien-

-¡Qué grande doctor! ¿Y si la bolsa está rota le meto mano nomás?-

-¡Ahí hay otro asunto que precisa que tengas buen ojo y cancha! Los terneros se atrancan cuando son demasiado grandes, vienen con alguna mala posición, o cuando las caderas de la madre son chicas o malformadas. Si no sale por el tamaño, vas a notar que el ternero asoma la puntita de las pezuñas y parte del hocico, pero no tiene suficiente lugar para salir, entonces apurate porque se te puede ahogar. Lo mismo tenés que hacer si solo ves que aparece una mano, el hocico y una mano, o la cola del ternero ¿Me entendés?

-¡Seguro! Si veo que la cría es demasiado grande, la vaquita muy chica y que el pichón no está bien colocado, le meto para sacarlo antes de que se ahogue ¿Qué más?-

-¡No te apures! Antes de empezar a trabajar, te ponés los guantes que te voy a dejar, y preparás un balde con agua y desinfectante para lavarte apenas termines la tarea, y ahora sí, tenés que ver cómo ayudás. Lo mejor es que tengas dos maneitas finas, cortas y fuertes para atar las manos del ternero. Siempre hacelo por arriba de los pichicos, en el medio de la caña, para evitar las quebraduras. A mí se me quebró un ternero atendiendo un parto en la Exposición de Palermo, y fue tanta la vergüenza, que nunca más me olvidé del asunto. Una vez que lo tenés atado, podés tirar a mano si viene fácil. Si no sale, prendele el aparejo que usan en las carneadas, para hacer algo más de fuerza.

Un truco que nos da buen resultado cuando estamos solos o con poca gente que nos ayude, es pasarla por la manga, atar el ternero a la tranca y abrir el cepo, para que sea la madre, al intentar caminar, la que tire sola.

Parto con autoayuda.

Yo prefiero hacer los partos con la hembra en el suelo bien maneada, salvo cuando hacés eso de pasarla por la manga. De esta manera evitás problemas en las patas por un mal tirón. Además, hacemos la llamada «Manea de cadera», una forma de sujetar a la madre que resulta especialmente buena cuando de hacer tracción forzada se trata.

-¿Y cómo es esa manea Jorge?-

-¡Es difícil explicarlo! Mejor será que la veas. Algún día la haremos juntos-

-¡Bueno! Ya sé que tengo que recorrer seguido, esperar que rompan la bolsa y cómo hacer para sacar los terneros ¿Qué me falta?-

Manea de cadera

-Puede pasar que salga algún ternerito medio ahogado con líquido amniótico, o envuelto con las membranas. Entonces tenés que limpiarlo, hacerle masajes en la zona de las costillas con la mano o algún trapo, y si ves que no alcanza a respirar porque tiene mucho líquido en los pulmones, lo colgás cabeza abajo en algún árbol un ratito, o lo agarrás de las patas y le haces calesita lo más fuerte que puedas, dándole varias vueltas, hasta que veas salir el moco por la boca y la nariz. Tené cuidado de no terminar como Manuel Quiroga que cayó mareado y vomitando al lado del ternero.

¡Otra cosa! Aseguráte, sobre todo si trabajás con vaquillonas, de dejarlas encerradas con su ternero en algún corral, porque es muy común que al ser primerizas, y con el estrés del parto, dejen a sus crías y no vuelvan nunca más-

-¡No hay problema! Pero si con todos sus trucos no lo puedo sacar ¿Qué hago?-

-¡Me llamás enseguida! Nosotros venimos pronto y de alguna forma lo vamos a hacer nacer-

-¿Eso es todo Jorge?-

-¡Es solo lo más importante! Pero no te quiero llenar de cosas que ya vas a ir viendo de a poco. Para terminar, te dejo esta inyección para que le apliques a la que veas con problemas. La droga se llama Clenbuterol. Provoca la relajación del músculo del útero o matriz. Con eso se logra que el ternero tenga una posibilidad más de vida, y también hace más fácil acomodarlo si no se presenta bien-

-¡Gracias doctor!-

-¡De nada Antonio! ¡Suerte!-

En aquella parición, Antonio logró 134 terneros vivos, salvó todas las vaquillonas y Juan Avellaneda le dio unos cuantos pesos de bonificación por su gran tarea.

Comparte tu opinión, dejanos tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

VACUNACIÓN EN LA PROVINCIA

25/07/2021 11:17:00

VACUNACIÓN EN LA PROVINCIA. Abrirán la inscripción para chicos de 12 años

25/07/2021 11:17:00

TOKIO 2020

25/07/2021 10:29:00

TOKIO 2020. Agenda de argentinos para el tercer día

25/07/2021 10:29:00

TOKIO 2020

TOKIO 2020. Primer triunfo de Los Leones

25/07/2021 09:18:00

CAMPAÑA

CAMPAÑA. Al Frío le ganamos con Solidaridad

24/07/2021 11:07:00

INDIA

24/07/2021 09:07:00

INDIA

INDIA

Lluvias monzónicas causan 76 muertos y decenas de desaparecidos